16:20h. Jueves, 05 de diciembre de 2019

La Diputación ha invertido 7,4 millones de euros en Benamargosa y La Viñuela desde 2011

La Diputación de Málaga ha invertido 7,4 millones de euros en Benamargosa y La Viñuela desde 2011 en diversas actuaciones para mejorar infraestructuras y equipamientos de los dos municipios. El diputado Francisco Delgado Bonilla ha visitado algunas de las obras que actualmente están en marcha en ambas localidades y que financia la institución provincial.

En La Viñuela, el importe de las inversiones desde 2011 hasta 2018 ha alcanzado los 3.743.000 euros. Buena parte de ese importe se ha dedicado a mejoras en el abastecimiento de agua de la localidad, con nuevas captaciones desde el embalse y una estación de tratamiento de agua potable. Junto a ello, por ejemplo, también se han pavimentado y urbanizado diversas calles.

La inversión aprobada durante 2018 ascendió a 485.967 euros, que se han dedicado, entre otras obras, a la tercera fase de la mejora del acceso Sur del municipio y a la sustitución de tuberías de fibrocemento de la red de abastecimiento de agua.

Para este año, las inversiones previstas hasta ahora alcanzan los 350.000 euros, que incluye obras como el acondicionamiento y mejora de la entrada norte de la localidad.

Y en el caso de Benamargosa, desde 2011 y hasta finales de 2018, la inversión de la Diputación ha sido de 3.700.000 euros, destinados principalmente a mejoras en calles, caminos rurales, alumbrado público, abastecimiento de agua, saneamiento y equipamientos deportivos.

El año pasado, la inversión aprobada fue de 578.489,25 euros. De esa cantidad, unos 140.000 euros se han dedicado a la instalación de césped artificial, porterías y banquillos en el campo de fútbol de la localidad. Y también, a través del Plan Provincial de Asistencia y Cooperación, se están llevando a cabo actualmente obras de mejora en el complejo polideportivo municipal y actuaciones en la red de abastecimiento de agua en el centro histórico.

Durante este año, las inversiones programadas ascienden a casi 346.000 euros, entre ellas el suministro de contadores digitales para un mejor control del consumo de agua potable.