Buscar
18:38h. martes, 24 de noviembre de 2020

Francisco Salado, nuevo presidente de Diputación de Málaga, con el apoyo del PP y de Cs

El popular Francisco Salado, que ha sido elegido hoy presidente de la Diputación de Málaga con los votos de PP y Ciudadanos, ha pedido a todos los grupos políticos evitar que la institución "se convierta en un lodazal" ahora que se acerca la campaña electoral.

Salado, hasta ahora vicepresidente primero de la Diputación malagueña y alcalde de Rincón de la Victoria, ha sido elegido por mayoría absoluta (17 apoyos de 31), mientras que PSOE, IU y Málaga Ahora han votado a sus candidatos.

En su discurso, ha defendido la necesidad de las diputaciones, "tan denostadas, tan incomprendidas y tan injustamente criticadas" y ha asegurado que la de Málaga "resulta fundamental" para los 103 municipios de la provincia, en especial para los más pequeños.

Al pleno ha asistido su antecesor en el cargo y actual consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta, Elías Bendodo, a quien ha querido agradecer el trabajo desarrollado en la institución y que les haya "enseñado el camino, a creer que nada es imposible".

"Su principal legado es la ambición", ha referido Salado, quien se ha comprometido a "mantener vivo" ese espíritu, y se ha mostrado convencido de que Bendodo será "un gran aliado", con la "complicidad" del presidente andaluz, Juanma Moreno.

Ha tendido la mano al resto de grupos políticos para "alcanzar acuerdos y consensos" y les ha propuesto que conviertan la institución en "un santuario al margen de la bronca política, que tanto indigna y cansa a los ciudadanos".

Asimismo, se ha comprometido a ejercer "lderazgo provincial", en defensa de los intereses colectivos y "de todos sus pueblos y ayuntamientos. Sin mirar el carné de sus alcaldes".

Además de logros y desaciertos en la gestión de la Diputación en los últimos años, en las intervenciones de los distintos grupos se han colado referencias a Venezuela, Vox y el rescate del pequeño Julen, éste último por la labor de los bomberos del Consorcio Provincial.

El portavoz socialista, Francisco Conejo, ha asegurado que las "tres derechas", en alusión a PP, Cs y Vox, han estado presentes en el salón de plenos pues la Diputación "no ha sido ajena" a su reparto del poder, por lo que Salado "podrá ser presidente gracias a la alianza de su partido con la extrema derecha" en Andalucía.

Por su parte, la portavoz de IU, Teresa Sánchez, ha dicho que los últimos años serán recordados "como los del cerrojazo" por el cierre de servicios "históricos" como el Centro de Atención Infantil Temprana, y ha reivindicado que la Diputación se dedique a la atención a los pueblos con menos recursos y población.

El portavoz de Cs, Gonzalo Sichar, ha destacado que se haya logrado eliminar la "deuda mastodóntica" de la institución "un año antes de lo previsto" y ha destacado la sintonía con Salado.

La portavoz de Málaga Ahora, Rosa Galindo, ha iniciado su discurso con referencias internacionales, como Venezuela, el presidente de EEUU o Donald Trump, y ha criticado que Salado presida una provincia con más de un millón y medio de habitantes tras haber logrado 5.664 votos en su municipio.

Al pleno han asistido el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara; numerosos alcaldes, entre ellos el de Málaga capital, Francisco de la Torre (PP) y los expresidentes de la Diputación de Málaga Antonio Maldonado, José María Ruiz Povedano (PSOE) y Luis Vázquez Alfarache (PP), entre otros.