Buscar
18:04h. martes, 24 de noviembre de 2020

Rescate de una excursionista perdida en el río Chíllar gracias a un perro y un calcetín

Un Policía Local de Frigiliana consigue localizar a una finlandesa de 62 años con la ayuda de su pastor belga, que siguió el rastro con una prenda facilitada por el marido

Una excursionista finlandesa de 62 años se perdió cuando realizaba la ruta por la acequia alta del río Chíllar. Su marido acudió a la Jefatura de Policía Local de Frigiliana, donde ambos residen, y alertó, preocupado, de que su mujer aún no había regresado al domicilio tras salir sola de paseo desde primera hora de la mañana.

El agente de servicio, Francisco José Gallardo Bossini, decidió entonces recurrir a su perra Reina, un pastor belga que tiene adiestrado para rescates. «Le dije que me trajera un calcetín de su mujer y se lo di a la perra para que siguiera el rastro", ha explicado el Policía Local, quien ha apuntado que aunque lleva cuatro años prestando servicio en Frigiliana todavía no conoce muy bien todas las zonas del entorno. «Con las indicaciones que me dio dejé el coche en la barrera que hay junto a la cantera y me eché a andar, estuve como una hora y media, y gracias a mi perra la encontré, si no seguramente también me hubiera perdido», ha confesado.

 

Cuando la localizó, la mujer le confesó que se encontraba desorientada y preocupada porque se le había echado la noche encima. "Le dia un bocadillo que tenía y comprobé que podía caminar ya que no estaba lesionada, sólo algo desorientada y hambrienta, avisé al equipo de rescate de la Guardia Civil de montaña, que no hacía falta que se desplazaran, ni tampoco a los bomberos», ha apuntado Gallardo Bossini. Ambos caminaron hasta el vehículo policial y se pudieron reencontrar con el marido.

El agente tuvo que caminar más de seis kilómetros en total para completar el rescate. No es la primera vez que este Policía Local, que trabajó 14 años en Rincón de la Victoria, protagoniza un rescate heroico en el municipio axárquico, ya que en agosto de 2015 salvó la vida de una mujer de nacionalidad ucraniana que se estaba ahogando en un pozo para riego situado en el cauce del río Higuerón.