miércoles, 22 de mayo de 2024 08:12h.

Fallece una mujer arrastrada por el río Gúi en Torrox tras la última borrasca

Durante la última borrasca 'Nelson', que azotó la región durante la Semana Santa pasada, una tragedia sacudió el tranquilo municipio malagueño de Torrox. Una mujer perdió la vida en un intento desesperado por cruzar una riera con su vehículo.
 
La furia de las aguas, exacerbada por las intensas lluvias, resultó ser demasiado para la frágil resistencia del automóvil ante la corriente. En un instante angustiante, la corriente arrastró el vehículo y a su ocupante, llevándolos a un destino trágico.
 
 
La furia de las aguas, exacerbada por las intensas lluvias, resultó ser demasiado para la frágil resistencia del automóvil ante la corriente. En un instante angustiante, la corriente arrastró el vehículo y a su ocupante, llevándolos a un destino trágico.
 
 
 
Días más tarde, cuando la furia de la tormenta disminuyó y la calma regresó a la región, el cuerpo sin vida de la mujer fue descubierto. La impactante escena recordó a todos la fragilidad de la vida frente a la fuerza implacable de la naturaleza. Los lugareños se vieron sobrecogidos por la tragedia que había golpeado su comunidad, recordándoles la importancia de la prudencia y el respeto ante los caprichos del clima.
 
La mujer, de nacionalidad holandesa y 64 años de edad, se encontraba en una situación desesperada mientras intentaba cruzar el río Güi. Las lluvias torrenciales de esa semana habían transformado lo que solía ser un curso de agua manso en una corriente furiosa e impredecible. En su intento por atravesar el río, la mujer se vio sorprendida por la creciente fuerza de la corriente, que pronto se convirtió en su implacable verdugo.
 
Pese a que ocurrió en la pasada Semana Santa no ha sido hasta ahora cuando ha trascendido la noticia.El cuerpo sin vida fue localizado el sábado, 30 de marzo, días después de la desaparición de la mujer, en la playa de El Morche, en el municipio malagueño de Torrox.
 
El impacto devastador de la borrasca 'Nelson' en Andalucía no solo dejó una estela de tragedia individual, como en el caso de la mujer arrastrada por el río Güi en Torrox, sino que también generó un caos generalizado en la región. Los efectos combinados de las intensas lluvias y los vientos furiosos desencadenaron una serie de incidentes que mantuvieron ocupados a los equipos de emergencia durante días.
 
El sistema de emergencias 112 Andalucía se vio abrumado por la avalancha de más de 700 requerimientos de asistencia en toda la región. Desde llamadas de auxilio por inundaciones repentinas hasta reportes de árboles caídos bloqueando carreteras, cada llamada era un recordatorio palpable de la furia de la naturaleza. Los equipos de rescate trabajaron incansablemente, arriesgando sus propias vidas para salvar a aquellos atrapados en la creciente ira de la tormenta.
 
La historia de la mujer que perdió la vida en el río Güi es solo una parte de un relato más amplio de resiliencia y comunidad frente a la adversidad. Que su trágico destino sirva como un recordatorio perenne de la importancia de estar preparados, de respetar los poderes indomables de la naturaleza y de valorar la vida en todas sus formas. En su memoria y en honor a todos aquellos afectados por la tormenta, renovamos nuestro compromiso de construir un futuro más seguro y sostenible para todos.