sábado, 18 de mayo de 2024 00:01h.

Asaltan 16 veces en dos meses el depósito judicial de Málaga para robar pruebas de delitos

Los funcionarios creen que la alarma no funciona y piden que se contrate un vigilante de seguridad

Hasta en 16 denuncias hay puestas por robos en el depósito judicial de Málaga en la barriada. Los funcionarios denuncian que, en solo dos meses, hasta se ha producido gran cantidad de asaltos para sustraer pruebas que están allí siendo clasificadas para diferentes juicios pendientes. Patinetes, ordenadores, ropa, bolsos... El inventario de lo que se han llevado los ladrones es largo.

Este depósito está en la barriada de Campanilla en Málaga capital, cerca del Parque Tecnológico. En medio de un descampado hay dos construcciones con contenedores marítimos en el exterior. Ahí es donde se guardan las pruebas judiciales. Además, hay una carpa de unos 250 metros cuadrados para almacenar artículos falsificados y confiscados por la policía en operaciones contra el top-manta.

El recinto tiene una valla exterior y una alarma, que no ha funcionado cuando se han producido los asaltos, que son por las noches al amparo de las oscuridad. "No se le ha dado solución todavía al problema que tenemos y, este fin de semana, se ha robado ya de forma masiva, se ha entrado a saco para intentar sacar todo lo que han podido".

El depósito depende de un letrado de justicia en su parte judicial, pero en la administrativa es de la Junta de Andalucía. Los funcionarios lamentan que la alarma que hay instalada no da alerta. De hecho, la Junta de Andalucía, tras las quejas continuadas y las denuncias en comisaría informó a los tres trabajadores sobre la contratación de un vigilante.

El centinela estuvo 15 días y eso paró los asaltos, pero cuando el guardia de seguridad ha dejado de ir a hace custodia, ha vuelto los robos. Y no es cualquier cosa la que se desaparece. Son pruebas de delitos. Además, ya no es sólo las que desaparecen, sino también las que inhabilitan, ya que están fuera de lugar ya ahora hay objetos que no se sabe a qué caso o expediente corresponden.

Los expertos señalan que cualquier pieza de convicción (que sirve para probar delitos) puede ser inhabilitada por haberse roto la cadena de custodia y no asegurarse que esté tal y como se decomisó en el lugar donde se cometió el delito. Así, los funcionario vuelven a pedir que se contrate otra vez a un vigilante de seguridad para que dejen de producirse asaltos.